Más de 60 personas murieron y decenas resultaron heridas en un sismo de magnitud 7,3 que sacudió este domingo por la noche el noreste de Irak y regiones fronterizas de Irán y Turquía.

El temblor se registró a una profundidad de 25 kilómetros cerca del suroeste de la ciudad de Halabja, en una zona montañosa de la provincia iraquí de Suleimaniya, afirmó el instituto geológico de Estados Unidos (USGS).

Tuvo lugar a las 6:18 p.m. GMT y también se sintió en Irán, donde se registraron siete muertos, así como en Turquía, donde de momento no se informó de víctimas.

Según la televisión nacional, el sismo dejó al menos 200 heridos, y Nikkerdar advirtió que el balance podría agravarse.

En Irán, las ciudades más afectadas parecen ser la de Qasr-e Shirin, en la frontera con Irak, en la provincia de Kermanshah, y Azgaleh, a unos 40 kilómetros al noreste, según informaciones difundidas por medios estatales.

“Estamos instalando tres campamentos de emergencias” en esta zona, declaró a la televisión estatal el gobernador adjunto de Kermanshah.

Una treintena de equipos de rescatistas de la Media Luna Roja se estaban trasladando hacia las zonas afectadas, según la agencia de prensa oficial Irna.

Entrevistado por la televisión pública de camino hacia Qasr-e Shirin, Pir Hosein Koolivand, jefe del Servicio Nacional de Emergencias, indicó que “es difícil enviar equipos de socorro a los pueblos pues las carreteras han sido cortadas […], se han producido corrimientos de tierra”.

Según la página web de la radiotelevisión estatal, las escuelas permanecerán cerradas el lunes en las provincias de Kermanshah e Ilam, afectadas por el sismo.

En Irak, en Darbandajan, y en Irán, en la provincia de Ilam -fronteriza con Irak-, las autoridades instaron a los habitantes a dormir fuera de sus casas y, en algunos casos, a desplazarse, por precaución.

En algunas zonas de ambos países se cortó la electricidad por culpa del sismo.

La sacudida también se sintió en el sureste turco, fronterizo con Irán e Irak y, en la ciudad de Diyarbakir, los habitantes salieron de sus casas durante el temblor, aunque volvieron a ellas poco después.

El último gran sismo en Irán se remonta a diciembre de 2003 en Bam, en la provincia de Kerman (sureste). Al menos 31.000 personas fallecieron y la ciudad quedó casi totalmente destruida.

En abril de 2013, se produjeron dos sismos en Irán, con unos días de diferencia, de magnitud 6,6 y 7,7, el más fuerte en ese país desde 1957.
Dejaron una cuarentena de muertos en Irán y otros tantos en el vecino Pakistán.

En junio de 1990, un sismo de magnitud 7,4 en Irán, cerca del mar Caspio (norte), causó 40 mil muertos y más de 300 mil heridos, y dejó sin hogar a medio millón de personas. En unos segundos, una superficie de 2.100 kilómetros cuadrados, donde había 27 ciudades y 1.871 pueblos repartidos por las provincias de Ghilan y Zandjan, quedó devastada.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here