Otilia Weber fue encontrada muerta en el interior de su casa de calle Fonseca, en la localidad de General Ramírez, alrededor de las 22 de este viernes.

El cuerpo de la mujer de 81 años tenía signos de violencia, un fuerte golpe en la cabeza, y manchas de sangre a su alrededor.

De hecho, la autopsia reveló que la mujer murió a causa de un estrangulamiento.

Transcurridas casi 48 horas del hecho, hasta el momento no se sabe qué fue lo que le pasó a esta mujer, madre de una hija ya fallecida y abuela de cuatro nietos.

La causa fue caratulada como Homicidio y las investigaciones están en manos de la fiscal de Diamante, Mariana Darrechón.

“Se manejan todas las hipótesis, excepto la del robo porque no hay faltante de elementos en la casa, los ingresos no fueron violentados y tampoco hay signos de escalamiento en la vivienda”, confirmó el comisario Claudio Vera, subjefe de la comisaría de General Ramírez.

Por el momento, los investigadores están abocados a recepcionar las declaraciones del entorno familiar de la víctima.

No se sospecha de nadie en particular, y a su vez, todos son sospechosos por el homicidio de la jubilada docente que era dueña de varias propiedades.

“Estamos tratando de cerrar el círculo íntimo de la mujer para centrarnos en quiénes podrían llegar a tener relación con el hecho”, explicó el funcionario policial a este medio.

Las pruebas están centradas en los peritajes de celulares y en chequear datos en los registros de las cámaras de seguridad de las casas vecinas, “para corroborar versiones”, según lo que aclaró Vera.

Extorsionada

El homicidio no tendría que ver con un hecho al voleo, sino más bien con una posible situación que involucraría a alguien cercano a la víctima, de allí es que el círculo familiar de la mujer está siendo monitoreado, en especial un hombre.

En la investigación se secuestraron para ser analizados los celulares de tres familiares directos, en especial de un carnicero que había quedado viudo.

La víctima había denunciado tiempo atrás que alguien la tenía atemorizada y extorsionada con una situación muy grave. Directamente se le hizo saber que si no llegaba a pagar entre 3.000 y 5.000 pesos mensuales, le matarían a la nieta.

Es así que todos los meses pasaba por la casa de la octogenaria un hombre con determinadas características a buscar el sobre con la plata y así salvaba la vida de su querida nieta.

La abuela cansada de todo esto, tomó la decisión hace poco tiempo, de efectuar la denuncia policial, y pese a que en la propiedad de la mujer estuvo bajo vigilancia, imprevistamente el extorsionador no pasó a cobrar el dinero.

¿Cómo fue posible que el o los extorsionadores se enteraron de la presencia de personal policial de civil? Es lo que también se trata de averiguar. Lo que sí cuenta la investigación es que el tema de las amenazas lo sabían muy pocas personas del entorno familiar.

Es que en la localidad de 9.000 habitantes, muchos comentarios rodearon el caso por la muerte de Otilia Weber.

De acuerdo a los trascendidos a los que accedió este medio, la mujer habría sido víctima de torturas antes de su muerte. Según dichos de allegados a la familia, a la octogenaria la encontraron en el baño con una bolsa atada a su cabeza, pero antes, la habrían arrastrado por toda la casa.

Aparentemente, el o los autores del hecho, buscaban dinero en efectivo que la mujer guardaba en su casa, pero esa fue la primera hipótesis que descartaron los investigadores.

FUENTE: Elonce.com

Compartir