Vecinos se quejan por los residuos que se arrojan diariamente en el predio, situado a la vera del tránsito pesado, frente al edificio proyectado, en su momento, como nueva Terminal.

Si bien ese comportamiento no es nuevo, sino que data de 2005, en el último tiempo se intensificó.

De acuerdo a lo informado, a la gente, que tira todo tipo de desperdicios, se le sumaron los camiones, “al parecer serían de la Municipalidad”, se dijo.

Dicha acción generó un verdadero basural a cielo abierto, alternativo al oficial de Talita, con ramas de poda de árboles, residuos sólidos urbanos, mobiliarios del hogar y electrodomésticos en desuso que transforman a ese terreno en un foco de contaminación para los uruguayenses que residen en las viviendas y los complejos habitacionales de las cercanías.

 


La basura puede verse esparcida sobre el amplio terreno, en la mayoría de los casos, o apilada en altos montículos. También se hallan bolsas y hasta neumáticos y el riesgo que se corre es cuando se inicia una quema, por supuesto no autorizada, al transformarse el aire en tóxico e irrespirable.
Estos reclamos, de carácter ambiental, fueron expuestos por los vecinos, como integrantes de organizaciones no gubernamentales (ONGs), en anteriores gestiones municipales, sin tener hasta el momento una respuesta satisfactoria informó diario La Calle.

Compartir